Blogs de Noticias

La herencia para Trump y la Argentina

“En una herencia de estas dimensiones –dijo entre gestos de aquiescencia, sonriendo–, y sin cónyuge vivo, los impuestos serían brutales, ligeramente por encima del 50 por ciento, pero gracias a la previsión del señor Hubbard, y a nuestros conocimientos, pudimos preparar un plan. Usando una serie de fideicomisos y otros recursos, hemos reducido la tasa impositiva real más o menos al 30 por ciento.”
El que habla es el abogado de uno de los hijos que aspiran a recibir la herencia de Seth Hubbard, quien acababa de suicidarse dejando un legado multimillonario que se disputan los hijos y una mucama. Ese es el núcleo de la novela “La herencia”, de John Grisham, una apasionante historia situada en los Estados Unidos a fines de los años ´80 que se publicó en 2013.
Si Grisham hubiera situado ese best seller en la actualidad, los porcentajes que menciona el abogado serían otros. En los últimos doce años el peso del impuesto a la herencia en Estados Unidos bajó muy considerablemente: de una alícuota del 55 por ciento que alcanzaba a las herencias superiores a los 675.000 dólares se pasó a una alícuota del 35 por ciento para las fortunas superiores a los 5,5 millones de dólares. El gravamen pasó de representar el 2,6 por ciento de la recaudación total a poco más del 0,5 por ciento ahora.
Y si Donald Trump cumple su promesa no habrá más recaudación. Entre otras medidas de cambios tributarios regresivos, su plataforma de campaña planteó: “Ninguna familia va a pagar el impuesto a la muerte. Usted ganó y ahorró el dinero para su familia, no para el gobierno”. Impuesto a la muerte (death tax), es la manera peyorativa con que algunos denominan a ese impuesto. En contraste con Trump, la derrotada candidata demócrata Hillary Clinton propuso aumentar la carga de ese impuesto, y Bernie Sanders, su rival en la interna, quería elevar la alícuota hasta el 65 por ciento.

 

 


La derogación del impuesto a la herencia, que obviamente tendría a los familiares de Trump como directos y grandes beneficiarios, implicaría para el fisco estadounidense una pérdida de recaudación de aproximadamente 20.000 millones de dólares. Aunque si el impuesto se hubiera mantenido tal como estaba vigente a comienzos de este siglo, hoy estaría recaudando lo suficiente como para cubrir todo el costo del programa federal de ayuda al estudiante.
Esta última comparación figura en un trabajo titulado “Impuesto a la Herencia: Un Análisis Filosófico”, que Jennifer Erin Bird-Pollan presentó en diciembre pasado en la Universidad de Vanderbilt como tesis doctoral. En muy resumida síntesis, la autora concluye que la imposición a la transferencia de riqueza es compatible con las creencias filosóficas del liberalismo, del utilitarismo y también de la corriente libertaria. Y sobre esa base sostiene que “un sistema robusto de impuesto a la transferencia de riqueza es muy apropiado para combatir la desigualdad en el siglo XXI”.
Si Trump cumple con esa promesa, y elimina el impuesto que en su país se aplicó por primera vez hace exactamente cien años, Estados Unidos sería el decimocuarto país en eliminar el impuesto a la herencia desde el año 2000. Se sumaría a una lista en la que figuran Portugal, Eslovaquia, Suecia, Rusia, Hungría, Austria, Noruega, la República Checa, Macau, Hong Kong, Liechtenstein y Brunei.

 

Pese a esas defecciones, la lista de los países que a nivel nacional gravan la herencia o la transmisión gratuita de bienes reúne a más de cuarenta. Además de Estados Unidos, entre los desarrollados se encuentran Japón, Francia, Reino Unido, España, Alemania, Dinamarca, Suiza, Finlandia, Holanda, Corea del Sur y Bélgica. De los sudamericanos están Brasil, Chile, Ecuador y Venezuela.

 

La alícuota más alta es la de Japón con el 55 por ciento; la segunda, la de Corea del Sur (50) y la tercera, la francesa (45).

 

La Argentina tuvo impuesto a la herencia a nivel federal hasta que fue derogado por la última dictadura militar, en una decisión que algunos relacionaron con que estaba por tramitarse un legado de la familia del entonces ministro de Economía, José Alfredo Martínez de Hoz.

 

Desde la recuperación democrática hubo varias iniciativas en el Congreso para reestablecer el tributo. Legisladores radicales, kirchneristas, de la Coalición Cívica, entre otros, presentaron proyectos que nunca prosperaron. Igual suerte corrió un anteproyecto elaborado en el Ministerio de Economía durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

 

Tan sólo en 2011 la legislatura bonaerense aprobó una ley impulsada por el oficialismo, pero que hasta el momento ha tenido un rendimiento muy escaso. En 2015 el impuesto a la Transmisión Gratuita de Bienes recaudó 428 millones de pesos, equivalentes a nada más que el 0,36 por ciento de la recaudación provincial total. Peor aún, el año pasado la recaudación bajó a 410 millones, equivalentes al 0,26 por ciento del total.

 

De acuerdo con la ley Impositiva 2017, para las herencias u otras transmisiones gratuitas a familiares directos, hay un monto exento de 172.500 pesos; la alícuota para la escala más baja es de 4 por ciento; y la escala más alta –a partir de 22 millones de pesos en adelante– está gravada con 2,3 millones de pesos de pago fijo más el 15,925 por ciento de lo que exceda los 22 millones.

 

Durante la gestión de Alfonso Prat Gay el gobierno insinuó su intención de reimplantar el impuesto a la herencia como parte de la reforma tributaria en estudio, y se refirió a ello para justificar el absurdo recorte en Bienes Personales.

 

Con un supuesto de recaudación, no demasiado ambicioso, equivalente al 0,5 por ciento de la recaudación total, el dinero adicional alcanzaría, por ejemplo, para duplicar el presupuesto del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

 

Para saber si el gobierno concreta lo que insinuó habrá que tener paciencia.

 

Para saber si la herencia de Seth Hubbard fue para los hijos o para la mucama tendrán que leer el libro.


Muy recomendable para las vacaciones.

EL POST ORIGINAL ACA

click para escuchar en vivo


 




 Click en la imagen

 


 Publicidad


Click aquí para acceder al pronóstico


Click en la imagen para acceder


    Bookmark and Share


 

Amigos en Facebook

Seguinos en Twitter


Click en la imagen